08 de agosto de 2020
DIFERENCIAS EN EL GOBIERNO

Axel Kicillof aseguró que "hay presos políticos" y se diferenció de la Casa Rosada

Solá y Cafiero habían desestimado esta situación y fueron cruzados por Estela de Carlotto.
Solá y Cafiero habían desestimado esta situación y fueron cruzados por Estela de Carlotto.
Algunos dirán que fue "fuego amigo", otros que era una interna dentro del gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner que en algún momento explotaría. Lo cierto es que uno a uno los funcionarios del Ejecutivo y los referentes del Frente de Todos tomaron posición sobre la polémica en torno a si hay -o no- presos políticos en la Argentina.

Este viernes y sábado, Julio De Vido -desde la cárcel- disparó contra el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, que junto al canciller Felipe Solá no consideran que haya presos políticos en el país. Sin embargo, lejos de salir a defender a los miembros del Ejecutivo, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, dijo a Diario Perfil: "Si hay políticos y se usa la Justicia para ponerlos presos. Lo correcto es llamarlos presos políticos". Minutos después, el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, se alineó con sus pares de Casa Rosada.

Este ida y vuelta dentro del oficialismo empezó el 13 de enero. Ese día, el primero en posicionarse fue el propio Presidente, cuando recibió a la Mesa Nacional de Organismos de Derechos Humanos en la Casa Rosada. Según confió Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, les planteó que "no hay presos políticos sino personas detenidas arbitrariamente", como publicó Clarín.

Para el jefe de Estado, la diferencia no es semántica sino técnica. "Un preso político es una persona que fue detenida sin proceso, pero en la Argentina lo que hay es detenidos arbitrarios, es decir, gente que podría soportar su proceso en libertad pero lo detienen porque es opositor", aseguró.

A las pocas horas, Hebe de Bonafini, presidente de Madres de Plaza de Mayo, le exigió una pronta definición. Bonafini escribió la carta "Hablemos claro", recordó el caso del exvicepresidente Amado Boudou e instó a Fernández "decir de qué lado está": "Si con el Poder Judicial, mayormente corrupto, o con los presos políticos".

Este domingo, por su parte, Carlotto también se diferenció de Fernández en Radio 10: "Alberto no quiere entrometer su gestión ejecutiva con el poder judicial, pero hay voces más sabias que dicen que sí hay presos políticos". Para Estela, Amado Boudou y Milagro Sala "son víctimas del gobierno anterior".

Pero la presidenta de Abuelas no fue la única que opinó al respecto. El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, defendió la línea que bajó el Presidente a su equipo. "La Justicia no puede perseguir opositores sino que tiene que ser independiente", dijo en Radio Continental.

De inmediato, varias personalidades del Frente de Todos lo cruzaron. La ministra de Mujeres, Elizabeth Gómez Alcorta, que hasta diciembre fue abogada de la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, le reprochó su posición al considerar que Sala sí es una presa política. La exdiputada mexicana, Mónica García de la Fuente, pareja del ex vicepresidente Amado Boudou, tuiteó: "Falta Amado. Son presos políticos".

Pero el canciller Felipe Solá respaldó la posición del jefe de Gabinete y, por elevación, la del Presidente, en Radio Mitre: "Hay casos de encarcelamiento que no se justifican jurídicamente, pero eso no quiere decir que haya presos políticos".

Con la palabra del ministro de Relaciones Exteriores, que reafirmaba la posición del jefe de Estado, parecía que la discusión terminaría, el exministro de Planificación Federal, Julio De Vido, condenado en el segundo juicio de la Tragedia de Once y bajo prisión domiciliaria por "los cuadernos de las coimas", le apuntó: "Querido Felipe, vos eras gobernador de Buenos Aires cuando la Policía Bonaerense mató a Kosteki y Santillán, crímenes que están impunes políticamente".

Mientras tanto, quien también se metió en la polémica fue el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, que afirmó que "el gobierno fijó una posición" sobre las detenciones arbitrarias" y estimó que "puede haber matices", porque "cada caso tiene su particularidad".

"Son matices, formas de ver, cada caso tiene su particularidad. El gobierno fijó una posición y lo demás es ir viendo en cada caso de qué se trata y cuáles son las características de cada uno de los procesos", sostuvo Katopodis en declaraciones a la AM 750. "Yo adscribo a esa posición", manifestó respecto de la posición del gobierno.

Comentarios