10 de julio de 2020
CORONAVIRUS EN LA ARGENTINA

Casi 50 mil presos cumplen cuarentena en las cárceles bonaerenses

Decidieron no recibir visitas para evitar posibles contagios.
Decidieron no recibir visitas para evitar posibles contagios.
Al igual que el resto de la población, la carcelaria también busca detener el ritmo de la propagación del coronavirus. Son casi 50 mil los presos que se adecuan a la cuarentena dentro de los muros mientras el Ministerio de Justicia bonaerense evalúa si concede prisión domiciliaria a los casos más extremos.

Los internos están al tanto de la pandemia que preocupa al mundo y adoptaron junto al Servicio Penitenciario bonaerense medidas de prevención para evitar la propagación del virus. La principal está asociada a la restricción de visitas.

Hace tan solo 15 días, Sonia Quiruelas asumió la dirección de Salud Penitenciaria bonaerense, antes de que se confirmara en la Argentina el primer caso del virus que ya dejó más de ocho mil muertos en todo el mundo.

La médica, especialista en inmunología e infectología, llegó a realizar un diagnóstico de situación de las cárceles que alojan a alrededor de 50 mil reclusos.

Unos 2400 presentan patologías: tienen tuberculosis o son diábeticos, hipertensos, celiacos y enfermos de HIV/SIDA.

Cada uno de esos pacientes reciben su medicación y una dieta especial, garantizó Quiruelas en diálogo con TN.com.ar.

A partir de la aparición del Covid-19 en la Argentina, la Dirección de sanidad realizó "un plan de contingencia que se va actualizando permanentemente", indicó su titular.

SIN VISITAS POR ELECCIÓN. "El sábado pasado estuvimos con las visitas de la Unidad 9 de La Plata desde las 6 de la mañana para explicarles a las familias lo que estaba pasando y lo importante que era que ellos estuvieran protegidos, al igual que los internos. A partir de allí, fue un efecto dominó", contó Quiruelas sobre cómo los mismo presos decidieron la autocuarentena.

"Más allá de las capacitaciones internas que se vienen haciendo, queríamos que los internos eligieran. Se fueron autoconvocando para decidir si querían visitas o no, con todas las contemplaciones. De a poco se fueron plegando el resto de las unidades, con algunas diferencias", señaló.

Hasta este miércoles, 44.832 personas privadas de libertad de 62 establecimientos penitenciarios o alcaidías implementaron algún tipo de limitación a las visitas como una medida de prevención.

Se trata del 99,72 por ciento que se sumó a la campaña de prevención en cárceles.

En 39 penales, los presos decidieron por voluntad propia suspender las visitas, tras una mesa de diálogo con autoridades del Servicio Penitenciario Bonaerense y la Dirección de Salud Penitenciaria.

Ésta y otras disposiciones, como tareas de concientización, la elaboración de barbijos, la compra de jabones y lavandina, pretenden mantener alejado de las cárceles al Covid-19.

"A todos los que ingresan a las unidades se les hace un control de historia clínica, respiratorio y muconasal", detalló la Directora de sanidad.

SE PODRÍAN ORDENAR DOMICILIARIAS. En este contexto, Justicia evalúa otorgar domiciliarias a los internos que presenten cuadros de salud graves. Quiruelas lo recomienda y el procurador Julio Conte Grand les pidió a los fiscales y defensores oficiales que analicen la posibilidad de solicitarlas.

"La decisión está en manos de (Julio) Alak, pero es recomendable desde el punto de vista médico. No los vamos a dejar en riesgo para nada. Se está trabajando mucho en esto", señaló la funcionaria.

"Son internos bajo tratamiento y que están expuestos como cualquier otra persona en libertad que está inmunodeprimida para ir a su trabajo por alguna enfermedad", destacó.

"En estos casos tenemos que tener todos los cuidados, que es lo que indican los protocolos de Nación y Provincia. Lo ideal sería, como la población general, que se quede en su casa. Se está evaluando persona por persona. Todos están bajo control y cuidado permanente. Están protegidos", aseguró la especialista.

Comentarios