03 de julio de 2020
FÚTBOL

Acuerdo extraordinario entre la AFA y Agremiados para firmar contratos semestrales de emergencia

Lo firmaron Tapia y Marchi y también se estableció que los equipos podrán jugar en el receso veraniego.
Lo firmaron Tapia y Marchi y también se estableció que los equipos podrán jugar en el receso veraniego.
La AFA, con la firma de su presidente Claudio "Chiqui" Tapia y del secretario ejecutivo Pablo Toviggino, y Futbolistas Argentinos Agremiados, con la rúbrica de su secretario general Sergio Marchi y del secretario gremial Cristian Aragón, acordaron este jueves -justo en el Día del Futbolista y también del dirigente deportivo- la firma de contratos semestrales "excepcionales" y la posibilidad de competir durante el "receso veraniego".

Se trata de una especie de parche para sobrellevar la crisis económica por la pandemia del coronavirus. Y también una tregua entre la dirigencia y el sindicato que aglutina a los jugadores de fútbol después de innumerables tironeos.

 

Las negociaciones fueron el fruto de extensas charlas, barbijos mediante, entre Tapia y Marchi. Como siempre en el fútbol argentino, todo se puede negociar...

 

De esta manera se les permitirá a los clubes suscribir contratos con una duración de seis meses, además de habilitar la posibilidad de competir "en el receso de verano" si es que la dirigencia determina disputar los torneos que fueron suspendidos hace un par de semanas atrás.

 

Este acuerdo marco tiene varias lecturas posibles, además de la tregua en forma de salvoconducto. Permitirá, en principio, poner a salvo a los contratos que vencerán el 30 de junio próximo, una situación que había puesto en estado de alerta a Marchi y compañía.

 

Hay que recordar que a finales del mes próximo se terminarán más de dos mil vínculos laborales -de ellos 212 son de Primera División- y muchos futbolistas iban a quedarse sin trabajo a la espera de la reanudación de los torneos.

 

De esta manera, Agremiados encontró un resguardo y también le dará una herramienta clave a los clubes que todavía pelean por un ascenso -la idea es que se definan antes de fin de año si la pandemia lo permite- para poder sostener sus planteles o, incluso, reforzarlos. Hasta se pueda dar que varios jugadores que militaban en la Superliga se muden a la Primera Nacional.

 

¿Se viene una reedición de los acuerdos entre Argentino de Mendoza y Racing o Los Andes y Rosario Central allá lejos por mediados de los 80, cuando los dos clubes recién ascendidos cedieron a sus jugadores mientras no podían utilizarlos?

 

Hasta ahí la ganancia de Marchi. A cambio, el secretario general de Agremiados tuvo que ceder y habilitar para que se pueda jugar al fútbol durante el verano, algo que por estatuto no estaba habilitado hasta el momento.

 

La posibilidad de jugar en diciembre y enero habla a las claras de que en la AFA no ven posible que vuelva el fútbol hasta bien avanzado este 2020. De este modo, ganan tiempo para que los equipos que juegan copas internacionales tengan más margen y también para que se celebre una especie de minitorneo que otorgue las plazas que aún están sin definir para la próxima edición de la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana.

Comentarios