12 de julio de 2020
RIVER

Nacho Fernández paró la pelota y les dio consejos a los juveniles

El cerebro del equipo de Marcelo Gallardo se contactó vía Zoom con futbolistas de la institución.
El cerebro del equipo de Marcelo Gallardo se contactó vía Zoom con futbolistas de la institución.
Ignacio Fernández es un referente en el plantel que conduce Marcelo Gallardo en River. A cuatro años y medio de su llegada, luego de disputar 170 partidos, convertir 28 goles y cosechar 7 títulos (3 Copas Argentinas, 2 Recopas Sudamericanas, 1 Copa Libertadores y una Supercopa Argentina), se convirtió en un jugador trascendental en el esquema del Muñeco.

Sin ser un enganche clásico, es una especie de conductor del juego, que hilvana las transiciones defensivas con las ofensivas. Es el cerebro del equipo. Y hasta Juan Román Riquelme afirmó hace un tiempo que “es el mejor jugador del fútbol argentino”.

 

Tal es la importancia del zurdo nacido hace 30 años en Dudignac que cuando parecía que tenía más de un pie afuera de Núñez, Gallardo hizo todo lo posible para que la dirigencia le ofreciera un contrato de los más altos del plantel y logró convencer al jugador de que se quedara. En enero, Nacho extendió su vínculo hasta junio de 2023.

 

Ahora, mientras pasa la cuarentena ​en su casa de La Plata junto a su mujer, Juliana, con la que se casó en diciembre de 2017, se entrena con los ejercicios que le mandan los preparadores físicos de River y espera –al igual que sus compañeros- por el regreso a los entrenamientos, Fernández exhibe su experiencia a través de charlas virtuales.

 

Es que hace unos días Nacho fue uno de los elegidos para dialogar con juveniles de River. En este caso, con los mediocampistas de Inferiores. Fue una reunión vía Zoom a puro concepto. "Cuando sos chico, lógicamente querés tener contacto con la pelota y meter goles, pero lo importante es aprender a jugar en equipo, no querer sobresalir. Eso te va a hacer destacarte y es lo que te va a llevar a jugar en Primera", fue una de las frases con las que arrancó Nacho.

 

Y si hay algo que Fernández justamente hace es jugar en equipo, lo que fortaleció con el paso del tiempo. “Los volantes tienen que ser pacientes y desarrollar la lectura de juego tanto en los movimientos propios como en los del rival. Muchas veces es más importante un movimiento de alguien que no tiene la pelota que del que la tiene. No importa si tocás poco la pelota, sino que cuando lo hagas sea productivo. El pase firme y una buena recepción son fundamentales", agregó Nacho.

 

Luego, dio detalles acerca de lo que sintió al momento de arribar a Núñez: "Cuando llegué a River, lo que más me costó fue adaptarme al ritmo, a la intensidad de los entrenamientos y encontrar mi lugar en la cancha”. Y dejó en claro cuál fue la clave para progresar: creer en sí mismo. "Al principio de mi carrera me tocó cambiar de equipos y no tener mucha continuidad. Pero nunca dejé de creer en mí y de trabajar fuerte para poder conseguir cosas", confesó.

 

Y como para ponerle el broche de oro a un encuentro virtual de lujo, Fernández -que en plena pandemia le suma rutinas de trabajo extra a las que le envían los profes de River- les dio un consejo importante. "Tener sacrificio, más allá de ser un buen jugador, ayuda al equipo. También el convencimiento y la comunicación son importantes a la hora de presionar, más allá de quien tome la decisión de hacerlo. Uno tiene libertades, pero cuando se pierde la pelota cada uno tiene sus responsabilidades", expresó Nacho, el cerebro del equipo de Gallardo, al que hasta elogian desde la otra vereda.

Comentarios