06 de agosto de 2020
LOS K VAN POR LA PRENSA

Crece la preocupación por la eventual detención de periodistas

El juez federal Federico Villena.
El juez federal Federico Villena.
Crece la preocupación entre entidades representativas de periodistas y medios de comunicación de todo el país por la posibilidad de que el juez federal Federico Villena ordene en los próximos días la detención de periodistas en la causa por supuesto espionaje ilegal macrista.

Marcelo Longobardi, periodista de Radio Mitre, dijo este jueves por la noche en TN que manejaba la versión según la cual el magistrado podría detener a “a dos periodistas” empujados por operadores K y abogados de las querellas, entre ellas la de Cristina Kirchner y la de Hugo y Pablo Moyano. Uno de los dos podría ser el conductor de La Cornisa, Luis Majul, quien el jueves soportó otra ola de ataques y operaciones desde medios K. No se sabe quién podría ser el otro.

Lo concreto es que este jueves el juez Villena siguió rechazando eximiciones de prisión de los 22 ex funcionarios y espías que ordenó detener en un operativo espectacular. Es más, hace unas semanas atrás, en una actitud inédita para la Argentina, allanó el estudio de Rolando Graña.

Las entidades representativas del periodismo profesional pusieron ya en contacto a Majul con el Comité de Protección de Periodistas de Nueva York y la relatoría de Libertad de Expresión de la OEA, para sumar una defensa internacional a los apoyos que ya recibió el conductor de “La Cornisa”.

La panelista de Animales Sueltos, Romina Manguel, afirmó que Daniel Llermanos, abogado de los Moyano, pedirá el lunes la imputación de Majul en la causa de Lomas de Zamora. Dijo que "cuando le muestran a los Moyano la prueba y sacan el dossier se encuentran que se llama Operación Majul".

En los últimos días, desde Twitter, Llermanos y los diputados ultra K Rodolfo Tailhade y Eduardo Valdés, entre otros, lanzaron más versiones y falsas acusaciones contra Majul y otros periodistas. Llermanos anunció que en el programa de C5N ADN –que conduce el ex concejal cordobés K Tomás Méndez-, se iban a seguir filtrando datos de la causa de Lomas de Zamora, que hasta este jueves estaba bajo secreto de sumario. Dijo que en ADN “se demostró que el contenido de LA CORNISA era hecho por la AFI y que sus espías estaban además dentro del estudio. Próximamente más revelaciones”.

En tres comunicados que difundieron por separado esta semana, la Academia de Periodismo, ADEPA y FOPEA criticaron a la vicepresidenta Cristina Kirchner por un video de hace dos semanas en el que acusó a varios periodistas de ser cómplices de una asociación ilícita que la espió ilegalmente; y al senador Oscar Parrilli (Frente de Todos) por el hostigamiento a periodistas como Majul, Jorge Lanata​, Daniel Santoro y Nicolás Wiñazki.

"Cuando la democracia necesita más que nunca encontrar los consensos, declaraciones como las del senador Oscar Parrilli afectan el clima de respeto y de diálogo. Con esto, solo se consigue imponer miedo y autocensura, y se atenta contra la libertad de expresión", sostuvo el Foro de Periodismo Argentino (FOPEA), luego de que el senador K calificara a Luis Majul como un "agente de inteligencia inorgánico”.

Parrilli comparó el jueves a Lanata con el represor de la dictadura Alfredo Astiz, en una actitud insólita pero que revela el nivel de la operación contra los periodistas que había empezado el año pasado, con la Operación Puf contra Santoro en el juzgado de Dolores, de Alejo Ramos Padilla. La misma metodología y casi los mismos operadores que atacaron a Santoro ahora aparecen contra Majul, Lanata y Wiñazki.

El senador kirchnerista y ex titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) de Cristina Kirchner dijo a radio El Destape que hay "una lista de periodistas además de Majul", entre los que mencionó a Lanata, Santoro y Wiñazki, como periodistas que estaban en "connivencia" con los agentes de inteligencia. Según su visión, Majul "no hacía periodismo, hacía tareas de inteligencia y eso está vedado por la ley".

Luego de la declaración de FOPEA, el senador kirchnerista redobló la apuesta y planteó que "Lanata es al periodismo, lo que (Alfredo) Astiz fue a los derechos humanos", en una insólita comparación del periodista con el genocida condenado por delitos de lesa humanidad.

Por su parte, la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) sostuvo que "pretender responsabilizar a un periodista por el origen de una información o identificarlo con quien puede ser una de sus fuentes es desconocer la esencia del periodismo de investigación. Además, esto afecta el derecho a resguardar el secreto profesional, amparado por la Constitución Nacional".

ADEPA mostró su preocupación por las figuras políticas que “han vuelto a elegir a medios y periodistas como sujetos de estigmatización en el discurso público". Se trata de "señalamientos personales que pueden conducir a la intimidación o la agresión", sostuvo la entidad. Advirtió que “la estigmatización y el escrache enrarecen la libertad de expresión”. Y reiteró que "los llamados 'escraches' contra periodistas por parte de actores políticos o institucionales constituyen una peligrosa invitación a la violencia verbal y física".

En el mismo sentido, la Academia Nacional de Periodismo (ANP) manifestó su "enfático repudio a las actitudes o declaraciones que significan hostigamiento u ofensas a periodistas. Es especialmente preocupante el caso del periodista Luis Majul, quien denunció una campaña de seguimientos, amenazas y calumnias en su contra por parte de personas vinculadas al partido gobernante". La ANP puntualizó que registró "escraches mediáticos a varios periodistas de parte de figuras destacadas en la conducción del Estado".

ADEPA también mencionó los videos de Cristina Kirchner, donde señaló a periodistas como cómplices de una asociación ilícita. “ADEPA reitera que los llamados 'escraches' contra periodistas por parte de actores políticos o institucionales constituyen una peligrosa invitación a la violencia verbal y física”, sostuvo en un comunicado. "A nuestro juicio, los recientes videos que señalan a periodistas, posteados por la vicepresidenta de la Nación, no contribuyen en modo alguno a ese clima", añadió ADEPA.

Comentarios