26 de septiembre de 2020
SE BAJÓ

Por falta de apoyo, el Gobierno bajó la candidatura de Gustavo Béliz para presidir el BID

Beliz era el único postulante de América Latina para liderar el Banco Interamericano de Desarrollo.
Beliz era el único postulante de América Latina para liderar el Banco Interamericano de Desarrollo.
El Gobierno anunció este jueves a la noche que se abstenía en la votación que tendrá lugar el sábado a la mañana, en Washington, para elegir al próximo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo.

Con esta decisión, pero sin mencionarlo en el texto que emitió la Casa Rosada, el secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, Gustavo Béliz, dio de baja su aspiración a conducir el organismo, para el cual hay un sólo candidato, el que a mediados de año impuso el presidente Donald Trump. Se trata de su principal asesor en materia de Seguridad para la región Mauricio Claver Carone. Beliz no se presentó.

"Dejamos sentada nuestra coincidencia con las múltiples y respetadas voces de las más variadas procedencias políticas, académicas, sociales e ideológicas, que han expresado la inconveniencia para América Latina y el Caribe de vulnerar una tradición de gobernanza regional de la institución, que se ha mantenido durante sus 60 años de existencia como un ámbito plural, al servicio del interés de los latinoamericanos y caribeños y sin convertirse en una herramienta de intervencionismo diplomático de naturaleza alguna", expresó el texto emitido por la Argentina.

"Al manifestar esta posición e invitar al resto de los países miembros del BID a ejercer en el mismo sentido su abstención en la próxima Asamblea, también nos hacemos eco de la inoportunidad de su celebración, en medio de una pandemia planetaria que no ha permitido un adecuado y reposado debate sobre el futuro del BID, y que muy por el contrario corre el riesgo de profundizar la división de nuestra región", continuó.

Béliz estiró hasta último momento su decisión con su habitual hermético silencio. Siempre deseó presidir el organismo, donde trabajó entre 2005 y 2013. Su indecisión incluso incomodaba a los funcionarios de Gobierno que finalmente elaboraron un comunicado de prensa. Béliz que hasta mediados de junio hablaba por teléfono seguido con Claver Carone, fue sorprendido por la candidatura del estadounidense a mediados de año.

Pero durante todo el día,  el representante argentino ante el BID, Guillermo Francos y el embajador Jorge Argüello, mantuvieron diversas reuniones en señal de que ya se negociaba el futuro de la relación con Claver Carone en la silla que por diez años ha ocupado el colombiano Luis Alberto Moreno.

Argentina lideró la batalla de un grupo de aliados contra el candidato de Trump  (Unión Europea, Chile, México, Costa Rica) que primero buscaron sin éxito sumar un 25 % de miembros del Banco para que no dieran quórum en la reunión del sábado y así postergar la elección del presidente. La batalla por la abstención no se ganó.

"La República Argentina, como socio relevante del BID, seguirá comprometida con el debate activo sobre su porvenir, que debe consistir en una mejor contribución global para que latinoamericanos y caribeños puedan superar los desafíos de pobreza e inequidad que los aquejan y re construyan un desarrollo sostenible y con sentido humano", agregó el texto oficial.

El país que rompió con la idea de un bloque opuesto a la elección de Claver-Carone, fue México.De esta manera, el principal aliado que dice tener Alberto Fernández hoy en la región -el presidente mexicano- volvería a al  ejercicio de lo que ya mostró con su abrazo a Donald Trump en la Casa Blanca de julio pasado: un discurso progresista y un pragmatismo descomunal con su socio al norte. Envidiable teniendo en cuenta la distancia sideral que hay hoy entre Argentina y Brasil. 

Con todo, la elección del BID es una herida en sí misma entre una parte de Latinoamérica y Estados Unidos. Es que si bien no lo tiene por escrito el BID como regla, Estados Unidos -que tiene un 30% de las acciones Banco- siempre manejó la vicepresidencia, mientras un Latinoamericano manejaba el primer lugar- 

La semana pasada se bajó de la carrera por el BID la costarricense Laura Chinchilla. Claver Carone fue hombre clave para las gestiones de Trump ante el FMI cuando éste decidió concederle un préstamo millonario a la administración de Mauricio Macri. Y su palabra seguirá pesando en la Casa Blanca si Trump es reelecto presidente o no. De ahí que el Gobierno apostara también a las elecciones estadounidenses en noviembre, con la posibilidad de un triunfo del demócrata Joe Biden, y recién después, en marzo, los comicios en el BID.

Otros dos asuntos son de alta relevancia en lo que hace a la región. Decía el diario The Wall Street Journal esta semana, " Argentina está particularmente preocupada. Entre los desequilibrios que podría corregir Claver-Carone está el hecho de que Argentina retenga un tercio de los principales puestos del banco asignados a países prestatarios, aunque solo tiene el 11,4% de la propiedad bancaria."

Comentarios