25 de octubre de 2020
EN LA ONU

Bolivia: Áñez denunció el "acoso abusivo" del gobierno de Alberto Fernández

La presidenta boliviana, Jeanine Áñez.
La presidenta boliviana, Jeanine Áñez.
La presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, arremetió este jueves ante la ONU contra el gobierno argentino acusándolo de intromisión y de amparar una conspiración "violenta'' del expresidente boliviano Evo Morales contra su gobierno.

La mandataria dijo en un discurso pregrabado ante la Asamblea General de Naciones Unidas que quería denunciar "el acoso sistemático y abusivo que ejerce, desde la Argentina, el gobierno kirchnerista, contra las instituciones y contra los valores republicanos en Bolivia''.

"Se trata de una conducta que ya describí al hablar de las castas populistas, castas que no dudan en utilizar métodos francamente abusivos para sostener sus planes, el poder y sus posiciones contrarias a la libertad'', señaló la presidenta.

LA RESPUESTA DE CANCILLERÍA. La Cancillería argentina lamentó el accionar de la funcionaria y una vez más dejó entrever que no la reconoce como presidenta interina, ya que tras emitir un comunicado el organismo se refirió a la "señora Jeanine Áñez", en vez de aludir al cargo provisional.

"La Cancillería argentina lamenta que en su intervención del día de hoy ante la Asamblea General de la ONU la señora Jeanine Áñez haya insistido en procurar involucrar al gobierno argentino, en plena campaña electoral, en la política interna del Estado Plurinacional de Bolivia", difundió el organismo.

"Esperamos pueda concentrar su energía en la realización de las elecciones presidenciales libres y transparentes del próximo 18 de octubre", agregó Cancillería en relación a las recientes críticas que Áñez señaló en su discurso ante la ONU.

Evo Morales renunció en noviembre del año pasado en medio de violentas protestas que dejaron 36 muertos tras unas elecciones denunciadas como fraudulentas. Después de su salida del país, Áñez asumió la presidencia y su gobierno inició varios procesos contra el exmandatario por terrorismo, fraude electoral, delitos de lesa humanidad y estupro, entre otros.

Evo primero se asiló en México y desde diciembre está refugiado en la Argentina, donde tomó el cargo de jefe de campaña de su partido político, el Movimiento Al Socialismo (MAS). Áñez asegura que un refugiado no puede hacer política y le reclama eso a la Argentina, entre otras cosas.

En un discurso de tono marcadamente ideológico, en el que planteó la disyuntiva de libertad o "populismo caudillista y autoritario'', Áñez dijo hoy que no tiene nada contra "el noble pueblo argentino'' pero sí contra el gobierno de Alberto Fernández.

"¿Cuál es la autoridad que tiene el gobierno argentino para ofrecer impunidad a Evo Morales ante casos tan graves como las investigaciones nacionales e internacionales que están en marcha contra este ex dictador, por violaciones a los derechos humanos, por violaciones sexuales contra niñas o mujeres menores de edad, o por complicidad en asesinato político?'', preguntó Áñez.

A fines de agosto, Bolivia envió un reclamo ante una posible intromisión en la que incurrió el subsecretario argentino de Obras Públicas, Edgardo Depetri, quien, mediante su cuenta de Twitter se comprometió ante Morales, "a fortalecer la participación de migrantes bolivianos'' en las elecciones generales del 18 de octubre.

Si bien el presidente argentino dijo que Evo fue víctima de un golpe de Estado, hace varios meses que ni él ni su canciller Felipe Solá se pronuncian públicamente sobre la situación política en Bolivia. No obstante, el presidente Fernández se desconectó en la última cumbre virtual de jefes de Estado del Mercosur cuando Áñez tomó la palabra.

Retrasada en las encuestas, Áñez renunció este mes a su candidatura presidencial, en tanto el MAS asoma como favorito, aunque no es seguro que se pueda imponer en primera vuelta.

La organización Human Rights Watch calificó recientemente de infundada y política la acusación de terrorismo contra Evo y pidió que se retiren los cargos en su contra.

Comentarios