04 de diciembre de 2020
FÚTBOL

El Taladro le ganó al Rojo

Independiente arrancó arriba con gol de Romero, pero cometió graves errores defensivos y el Taladro lo dio vuelta con dos cabezazos de Galoppo y un golazo de Payero.
Independiente arrancó arriba con gol de Romero, pero cometió graves errores defensivos y el Taladro lo dio vuelta con dos cabezazos de Galoppo y un golazo de Payero.
No es necesario dramatizar, pero para Independiente sería un error subestimar lo que se vio ante Banfield. El equipo de Lucas Pusineri dejó algunas señales preocupantes de cara al comienzo de la competencia oficial. En definitiva, fue un equipo con dos caras: exhibió un rostro más afable a la hora de atacar, pero en defensa dio miedo. Y eso es algo que el entrenador deberá tener en cuenta ya que no es mucho el tiempo que tendrá para corregir los errores que se advirtieron.

El próximo viernes se sorteará la Sudamericana, que comenzará el martes 27, mientras que el fin de semana siguiente a esa presentación, el equipo de Avellaneda comenzará su participación en la Copa de la Liga Profesional de

Tal como había sucedido en el amistoso de los equipos alternativos (ver aparte), el Rojo evidenció serios problemas para contrarrestar el juego aéreo del rival. La defensa quedó expuesta en los dos goles que Galoppo convirtió de cabeza: el primero tras un centro de Cuero y el segundo luego de un corner de Payero. A Franco y Barboza se los notó lentos y los anticiparon en reiteradas ocasiones, algo que un zaguero no puede permitir en el área propia. "¡Ojo con los centros!", gritó Pusineri antes de cada envío aéreo. Pero sus advertencias no parecieron hacer efecto.

Independiente puso equipos mixtos en los primeros dos amistosos que jugó. Ante Banfield fue la primera oportunidad en la que Pusineri probó la alineación que imagina para cuando la pelota vuelva a rodar de forma oficial. Lo cierto es que el Rojo perdió los tres partidos que disputó cuando los rivales pusieron titulares. Ante Gimnasia cayó por 1-0 con gol de Lucas Barrios, frente a Morón perdió 2-0 y este sábado tropezó con Banfield. La imagen que el equipo de Avellaneda dejó ante el Taladro seguramente dejó recalculando al entrenador.

A Banfield le costó acomodarse en el partido. Y más aún después del gol de Silvio Romero, quien alcanzó a desviar la pelota tras un derechazo de Hernández. El equipo visitante creció con el correr de los minutos y aprovechó la velocidad de Cuero para desbordar al lateral Lucas Rodríguez. Payero fue el cerebro, el conductor, el encargado de pedir la pelota para distribuir con mucho criterio, hacerse cargo de la gestación e incluso buscar el espacio para rematar cada vez que se le presentó la oportunidad. De hecho, de tanto insistir tuvo su premio con un derechazo desde afuera del área: fue un golazo.

Cuando tuvo la pelota, Independiente fue un equipo de ráfagas. Y con eso no alcanzó. Lo mejor del Rojo se advirtió cuando Bustos y Menéndez atacaron en superioridad numérica al lateral Bravo. Roa convirtió el segundo con un cabezazo, aunque durante el trámite no tuvo continuidad en el juego. Y el uruguayo Federico Martínez, quien llegó desde Rosario Central, demostró que aún le falta ritmo, por lo que no pudo gravitar. Pablo Hernández, quien ante Morón había vuelta a jugar luego de 400 días, fue criterioso en la entrega de la pelota, pero Independiente necesita más del resto.

Banfield, que no había comenzado bien el partido, le dio un golpe a Independiente y mereció el triunfo. La derrota dejó al Rojo con muchas dudas. Y a Pusineri con mucho trabajo por hacer.

BANFIELD TAMBIÉN GANÓ EL DUELO DE SUPLENTES. Fue un Independiente frágil. Y Banfield no perdonó los errores defensivos que cometió el equipo de Lucas Pusineri. El Rojo arrancó arriba con un un gol de cabeza de Asís luego de un centro del Chaco Martínez, en una maniobra en la que el arquero Sanguinetti tuvo una floja respuesta. El equipo local tuvo la posibilidad de cerrar el partido, pero Velasco y Messiniti no pudieron aprovechar algunas situaciones de gol claras.

El Taladro llegó al empate con un gol de cabeza de Asenjo luego de un centro de Juan Álvarez. En el inicio del segundo tiempo, Juan Cruz, hijo del Jardinero, estampó el segundo para el conjunto visitante, también a través de la vía aérea. La zaga de Independiente no brindó garantías y sembró dudas ante cada centro del Taladro. De hecho, Barreto y Muñoz, quien aún no está al 100% desde lo físico y tuvo su debut jugando para el conjunto alternativo, tuvieron una floja actuación.

Alan Velasco, quien jugó detrás del centrodelantero ya que Alan Soñora arrastra una distensión muscular, fue el más desequilibrante de Independiente, aunque también ha tenido un juego discontinuo. De todas formas, con algunos chispazos le alcanzó para generar peligro. El volante central Lucas González, quien pelea por un lugar con Pablo Hernández, tuvo un buen primer tiempo y después se cayó. A pesar de que Asís convirtió el primero de cabeza, los laterales del Rojo se soltaron poco y el equipo tuvo poco juego por las bandas. En la segunda etapa, el partido se desvirtuó por las múltiples modificaciones. Banfield lo ganó porque supo sacar rédito de las grietas que desnudó la última línea del Rojo.

Comentarios