19 de octubre de 2019
FÚTBOL

Wanchope Abila denunció que fue amenazado de muerte y la Justicia dispuso custodia para su familia

El delantero de Boca recibió un llamado anónimo donde le dieron detalles de la dirección de sus padres, su hijo y su expareja en Córdoba.
El delantero de Boca recibió un llamado anónimo donde le dieron detalles de la dirección de sus padres, su hijo y su expareja en Córdoba.
El delantero de Boca Ramón Wanchope Ábila denunció que fue amenazado de muerte el domingo mediante una llamada telefónica. En la comunicación le dieron detalles de la dirección de su hijo, su expareja y sus padres. La Justicia dispuso custodia para su familia en el barrio Remedios de Escalada de Córdoba.

Wanchope Ábila realizó la denuncia el mismo domingo luego de recibir una llamada anónima a su teléfono celular. Además de amenazarlo de muerte a él, fuentes judiciales le informaron a Radio Mitre de Córdoba que al futbolista le habrían dado información muy precisa sobre dónde vive su familia y los movimientos que realizan a diario, por lo que también denunció un posible secuestro.

También la madre del futbolista recibió una llamada intimidatoria advirtiendo sobre el posible secuestro de un allegado. A raíz de la denuncia que realizó el goleador de Boca la Justicia dispuso custodia policial en los domicilios de su familia en Córdoba.

La investigación recayó en la fiscalía a cargo del fiscal federal Jorge Di Lello quien giró las actuaciones al fiscal federal en Córdoba, Enrique Senestrari, quien dispuso la custodia policial permanente de la casa de los padres de Ábila y de su ex mujer en el barrio Remedios de Escalada.

Wanchope se lesionó el sábado en un entrenamiento de Boca y podría perderse la revancha contra River de la semifinal de la Copa Libertadores que se disputará el martes 22 de octubre en la Bombonera.

El delantero jugó el partido de ida que Boca perdió 2 a 0 en el Monumental luego de recuperarse de un desgarro que lo tuvo un mes sin jugar. Desde que llegó al club lleva siete lesiones musculares y solo este año sufrió cuatro desgarros.

En Boca están preocupados por las continuas lesiones musculares del futbolista que ha jugado muy poco durante 2019. Incluso, no se sabe si llegará en condiciones para el partido clave del martes 22 que definirá la suerte xeneize en la Libertadores.

Comentarios