01 de junio de 2020
POLÉMICA CON LOS ALIMENTOS

Los piqueteros reclaman que lleguen “en cantidad y calidad” a los comedores

Daniel Arroyo, con intendentes y referentes de las organizaciones, en la reunión del Comité de Emergencia en el ministerio de Desarrollo Social.
Daniel Arroyo, con intendentes y referentes de las organizaciones, en la reunión del Comité de Emergencia en el ministerio de Desarrollo Social.
En medio de la polémica por el valor de las contrataciones para la asistencia alimentaria, las organizaciones sociales pidieron garantizar la llegada de los refuerzos en cantidad y calidad a los comedores.

Con un aumento exponencial de la demanda por el parate por la cuarentena y la crisis agravada por el coronavirus, el Gobierno aumentó las partidas presupuestarias para el reparto de comida y dispuso un fondo rotativo a los intendentes. Los movimientos reclamaron ajustar los controles, que la ayuda extra tenga correlato en los barrios populares y evitar las “pérdidas” en el camino por los intermediarios. En Desarrollo Social de Nación y Provincia aseguraron que habrá seguimientos y rendiciones de cuenta.

La publicación este lunes en el Boletín Oficial de compras de productos por contratación directa con valores por encima de las listas de Precios Cuidados generó cuestionamientos al Gobierno y en particular al ministro Daniel Arroyo. “Hemos hecho una compra extraordinaria de alimentos, es una licitación pública y la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) establece los precios testigos. Se convocó a más de 20 proveedores y siempre hay más de una empresa”, dijo Arroyo a C5N, y argumentó que en algunos casos en los que las cifras superaban a las dispuestas por la SIGEN estaba incluida la logística y en otros, como aceite y azúcar, avanzó igual por la urgencia.

Ese tema y la llegada concreta de los refuerzos se había discutido en la reunión del Comité de Emergencia Social. En ese encuentro Arroyo enumeró las medidas para intentar cubrir una demanda que creció más de un 40% en dos semanas. El Gobierno anunció de entrada la disposición $2.000 millones extra y habrá otra suma en abril, a la vez que aumentó 50% los montos para unos 3.000 comedores, una compra adicional de 12 millones de kilos para organizaciones e iglesias, y transfirió a los distritos $360 millones para productos frescos y de higiene. Referentes de los movimientos reclamaron que esas mejoras se reflejen en las entregas, en un momento en el que a la situación de crisis se agregará la incidencia de la nutrición en la llegada del pico de la enfermedad.

“Hace 15 días teníamos ocho millones de personas con necesidad de asistencia, hoy tenemos 11 millones. Se agregaron los que hacían changas, que antes entraban y salían, y el sector informal integrado que directamente no iba a los comedores”, esgrimió Arroyo. “Las compras del fondo rotativo las definen los comité de crisis locales y para que siga funcionando tienen que presentar dos tipos de rendición, una sobre los productos de alimentos e higiene y un instructivo que establece a qué personas o instituciones se entregaron”, sostuvo sobre los mecanismos de control.

“En la última tanda pudimos ver que enviaron productos más nutritivos, ahora falta que eso llegue a más lugares. Lo que sería importante, y lo plantearon, es implementar un mecanismo de control para lo que reciben las escuelas tenga proporcionalidad con lo que pone el Estado”, aseguró Silvia Saravia, de Barrios de Pie, una de las dirigentes que hizo el pedido en el Comité de Emergencia. En algunos colegios y comedores se agregaron en los últimos días leche, huevo, arvejas y lentejas a módulos que contenían principalmente fideos y polenta. “Es algo que trasciende la pandemia, una oportunidad parda transparentar los recursos de un área históricamente en deuda con ese tema”, agregó Saravia.

“Tenemos que estar lo mejor preparados posible para este virus y sin una buena alimentación es difícil. Estas situaciones límite sacan lo mejor pero también lo peor de las personas. Como decía Perón, somos buenos pero si nos vigilan somos mejores”, dijo Fernanda Miño, Secretaria de Integración Socio Urbana y dirigente del MTE en La Cava, y pidió recuperar la ayuda de Provincia -$5.000 para cada comedor- para productos frescos (verduras, carne, leche) cortada desde la implementación de la tarjeta Alimentar.

En la reunión encabezada por Arroyo, Fernanda Raverta -ministra de Desarrollo bonaerense- anunció la unificación de las prestaciones del Servicio Alimentario Escolar -desayuno, almuerzo, merienda reforzada- con un monto de $750 por cada bolsón para 15 días y se comprometió a avanzar con un aplicativo de seguimiento que funciona desde el año pasado en Almirante Brown.

“Es un programa on line para que haya un control inmediato y que en cada escuela, cuando los proveedores entregan, carguen los datos de cantidad y calidad de mercaderías, tiempos y eventuales faltantes. Si hay un problema se dispara un reclamo a la unidad ejecutora del municipio y al depósito del proveedor”, explicó Mariano Cascallares, intendente de Almirante Brown. En ese distrito se elaboró un sistema único de beneficiarios, 73 mil chicos reciben la asistencia y en estos días se está completando la segunda tanda desde que arrancó el aislamiento obligatorio.

El propio crecimiento de la demanda a su vez generó problemas de logística y faltantes. “Tenemos un escenario adverso en cuanto al abastecimiento de algunos productos y es importante el apoyo técnico para equiparar la calidad. La buena alimentación es fundamental para la protección ante este tipo de infecciones y con el Covid-19 en especial a los adultos mayores”, indicó Paula Das Neves, presidenta del Colegio de Nutricionistas de la Provincia.

Con la emergencia quedó habilitada la reasignación de partidas entre diferentes áreas, mecanismos excepcionales de compra directa y aceleración de los procesos para atender las urgencias, lo que generó una advertencia desde la AGN. “La emergencia no habilita a la falta de transparencia y no puede faltar el control de los actos de Gobierno. Siempre debe haber rendición de cuentas y en este caso el control del Poder Legislativo al Ejecutivo, para que sea efectivo, debe ser oportuno”, aseguró Jesús Rodríguez, titular del organismo.

“La transparencia en la entrega de alimentos está en debate hace tiempo, en este momento de emergencia el riesgo de desvíos es mínimo porque están todos encima y queda claro lo que hace cada uno”, buscaron quitarle relevancia en el Gobierno, aunque coincidieron con las organizaciones sociales en la necesidad de mantener el seguimiento más allá del coronavirus en un escenario que tendrá que continuar: “La asistencia va a tener que sostenerse mucho tiempo”.

Comentarios