17 de septiembre de 2019
FÚTBOL

Se demora la renovación de Thiago Almada con Vélez y Boca utiliza a Tevez para seducirlo

El chico de 18 años tiene vínculo con el club de Liniers hasta mediados de 2020.
El chico de 18 años tiene vínculo con el club de Liniers hasta mediados de 2020.
Con apenas 18 años, Thiago Almada ya deja su marca en el fútbol. Gracias a su enorme calidad, empezó a ganarse un lugar en el primer equipo de Vélez y a robarse la mirada de clubes poderosos de Argentina y de Europa.

En el último mercado de pases Manchester City intentó ficharlo, aunque las partes no llegaron a un acuerdo. Por estos días su nombre suena mucho en Boca, que tiene un plan para seducirlo.

El Fortín no tiene intenciones de desprenderse de su joyita, por lo que el equipo que quiera llevárselo deberá pagar los 16 millones de euros que marcan su cláusula de rescisión. Pero no todo es tan sencillo.

El mediocampista tiene contrato con el club de Liniers hasta mediados de 2020 y, por el momento, fracasaron los intentos para ampliar el vínculo. “Teníamos un acuerdo con Almada en mayo del año pasado. Al momento de firmar, cambió de representante y tuvimos que renegociar el contrato. Se hizo todo largo, nos pusimos nuevamente de acuerdo y al momento de firmar cambiaron algunas cosas”, explicó el presidente de Vélez, Sergio Rapisarda, en diálogo con Súper Vélez Radio.

¿Entonces? A partir de diciembre, cualquier club podrá contactarse con el agente de Almada para acercarle una propuesta. Si ninguna prospera y tampoco logran renovarle el contrato, Almada se iría libre, sin dejarle un peso al club.

En el Xeneize hay optimismo para que, más temprano que tarde, el chico se ponga la azul y oro. ¿A qué se aferran? Más allá del incentivo deportivo y económico, creen hay otros factores que pueden moverle el piso.

Almada nació y creció en Fuerte Apache, al igual que Carlos Tevez, a quien conoce desde chico y considera un referente en la profesión. Además, los dirigentes tienen la sospecha de que el joven futbolista simpatiza (o supo simpatizar) por el conjunto de la Ribera: hace poco tiempo declaró que Riquelme era su ídolo, mientras que en su momento se difundió una foto suya jugando al fútbol con medias de Boca.

Todo indica que en los próximos meses podría desatarse una nueva guerra entre Boca y Vélez, luego del conflicto que se vivió por la partida de Mauro Zárate al Xeneize. Por el momento, y con todos los ojos puestos en su figura, Thiago Almada intentará hacer lo que más le gusta: jugar al fútbol. Del resto, se encargarán los dirigentes y su representante.

Comentarios