20 de junio de 2021
CLASES PRESENCIALES

La Provincia de Buenos Aires habilita a directores a convocar a alumnos con dificultades

Agustina Vila, directora general de Cultura y Educación de Provincia de Buenos Aires.
Agustina Vila, directora general de Cultura y Educación de Provincia de Buenos Aires.
En medio del debate por las clases presenciales ante la segunda ola de coronavirus, la Provincia de Buenos Aires le otorgó a los directores de las escuelas la potestad de fijar frecuencia y horarios en la convocatoria a alumnos en las escuelas, con el objetivo de asistencia pedagógica y entrega de materiales, en casos de discapacidad o dificultades en la conectividad.

Así lo informó la Dirección General de Cultura y Educación, en un comunicado con el que intentó aclarar los lineamientos difundidos la semana pasada con respecto a la apertura de las aulas para algunos casos especiales.

En la nueva comunicación, el gobierno de Axel Kicillof les concede libertad a los directivos de las escuelas para fijar la periodicidad y la duración de los encuentros con alumnos en los 47 distritos que se encuentran con alarma epidemiológica.

"La cartera educativa determinó que la periodicidad y duración de estos encuentros en vez de definirse desde el nivel central en forma general y taxativa, sea organizada por los equipos directivos y de docentes, con el acompañamiento y la supervisión de los inspectores", afirmaron desde el área a cargo de Agustina Vila.

En el texto, la administración bonaerense intentó arrojar luz sobre el confuso comunicado entregado hace pocos días, que generó discrepancias entre directivos e inspectores en la aplicación de la norma.

En aquella ocasión, informaron que "las escuelas permanecerán abiertas para garantizar la vinculación de los y las estudiantes con las instituciones no se interrumpa en el tiempo que dure la restricción a la presencialidad".

Ante la incertidumbre sembrada entre los directivos y los maestros, ahora trataron de aclarar la confusión.

En el nuevo comunicado detallan que estos encuentros están dirigidos a "estudiantes cuyas trayectorias educativas presenten mayor vulnerabilidad": aquellos que no tiene conectividad para las clases remotas, aquellos que se encuentran en "alguna instancia de intensificación de saberes" y para estudiantes con "alguna discapacidad comprendidos en proyectos de inclusión".

Los encuentros serán individuales o "en grupos muy reducidos", con el cumplimiento de los protocolos para evitar la transmisión del coronavirus. Serán con turnos asignados previamente.

"Los encuentros deben ser breves y espaciados en el tiempo", remarcaron.

Se destinará a orientaciones y correcciones pedagógicas, entrega de actividades impresas para que los jóvenes hagan en sus casas, retiro de materiales y libros, juegos y computadoras en comodato.

Desde la Provincia enfatizaron que estos lineamientos se enmarcan en la "medida de suspensión de clases presenciales establecida por las autoridades nacionales y provinciales".

"No son clases presenciales, no es que todos los días o una semana sí y otra no. Son encuentros con turno, planificados", subrayó Agustina Vila, directora general de Cultura y Educación de Provincia de Buenos Aires.

"El comunicado nos pareció lo suficientemente claro y preciso. Si no se definió taxativamente la duración y la periodicidad, fue porque sería desconocer la singularidad que hay en cada trayectoria educativa, de cada escuela y cada chico", explicó Vila en FutuRock.

Además, adjudicó la confusión a quienes tienen "poca voluntad de interpretación".

"Los problemas de interpretación o la poca voluntad para interpretar siempre están presentes. La subsecretaría busca que no haya abusos", dijo Vila. Y lamentó: "Esta desinformación solo genera más confusión y más angustia".

Comentarios